• EnfermedadesVasculares.com

¿Qué son las fístulas arteriovenosas?

Conexiones anormales entre una arteria y una vena.


Normalmente, la sangre que pasa a través de vasos capilares microscópicos deja de utilizarlos y pasa directamente de las arterias a las venas, lo cual trae como consecuencia que el tejido que se alimentaba de los capilares correspondientes reciba ahora un suministro disminuido de sangre.


Las fístulas se presentan usualmente en las piernas, aunque también se pueden desarrollar en cualquier parte del cuerpo. A veces, estas fístulas se construyen con ayuda de cirugía en pacientes con enfermedad renal grave y funcionan como acceso de diálisis.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo asociados a la presencia de fístulas son los siguientes:

  • Trastornos genéticos y de nacimiento.

  • Cateterismo cardiaco, sobre todo si el acceso se practica desde la ingle.

  • Índice de Masa Corporal alto.

  • Edad avanzada.

  • Sexo femenino.

  • Signos y síntomas

A menudo las pequeñas fístulas no presentan síntomas, sin embargo las de mayor tamaño pueden presentar algunos signos que se relacionan sobre todo con venas dilatadas, los cuales se pueden observar a través de la piel:

  • Inflamación de brazos y piernas.

  • Disminución de la presión arterial.

  • Insuficiencia cardiaca.

Cuando la fístula se encuentra en los pulmones, puede causar otro tipo de síntomas como son:

  • Coloración azulada de la piel.

  • Dedos en palillo de tambor o engrosamiento de falanges.

  • Tos con sangre.


Diagnóstico

Nuestro médico al examinarnos nos hará una serie de preguntas para poder realizar un diagnóstico adecuado. Es probable que utilice su estetoscopio para escuchar el flujo de sangre en la fístula, y también es posible que nos solicite estudios tales como:

  • Ultrasonido Doppler. Sirve para evaluar el flujo sanguíneo, su dirección y velocidad.

  • Angiografía por tomografía computarizada. Puede mostrar si el flujo de sangre no pasa por los capilares. Para esta prueba el paciente recibe una inyección de contraste.

  • Angiografía por resonancia magnética. Es ideal para ver si padecemos una fístula localizada de forma profunda. Para esta prueba también se usará una inyección de contraste.

Tratamiento y complicaciones

Cuando la fístula arteriovenosa es pequeña es probable que no requiera de tratamiento, pero se llegara a requerir, nuestro médico puede recomendar lo siguiente:

  • Compresión guiada por ultrasonido. Esto es viable si la fístula fuera visible en las piernas. Entonces se utilizará una sonda ecográfica para comprimir la fístula y bloquear el flujo sanguíneo. Dura poco tiempo y es necesario tener presente que es efectivo sólo en uno de cada tres pacientes.

  • Embolización con catéter. Se inserta un catéter en una arteria cerca de la fístula arteriovenosa. Después, con ayuda de un equipo de rayos x, se coloca una pequeña espiral o injerto en el sitio de la fístula para redirigir el flujo sanguíneo. Es un procedimiento ambulatorio y eficaz.

  • Cirugía. Se hace en casos de fístulas grandes. El tipo de cirugía depende del tamaño, características y ubicación de la fístula.


Ubica aquí al angiólogo más cercano: https://bit.ly/Directorio-Angiologos