• EnfermedadesVasculares.com

Linfedema: Hinchazón en uno de los brazos o piernas.

¿Qué es?

El Linfedema es la hinchazón que por lo general afecta a uno de los brazos o piernas. Aunque es poco probable, en ocasiones ocurre que se hinchan ambos brazos o las dos piernas.


Este tipo de hinchazón suele ser provocado por la extirpación de los ganglios linfáticos como parte de un tratamiento oncológico o bien por que éstos se dañen. Cuando esto sucede, se provoca una obstrucción del sistema linfático que impide que la linfa drene la acumulación de líquidos de manera adecuada y por eso se produce la hinchazón.


Factores de riesgo

Los factores de riesgo asociados al linfedema son los siguientes:

  • Edad avanzada.

  • Sobrepeso y obesidad.

  • Artritis reumatoide.

  • Antecedente de resección de ganglios linfáticos.

  • Radioterapia para el cáncer.

  • Cáncer.

Signos y síntomas

Entre los signos y síntomas de esta enfermedad, están los siguientes:

  • Hinchazón del brazo o de la pierna.

  • Sensación de pesadez y rigidez.

  • Amplitud de movimiento limitada.

  • Dolor o molestia.

  • Infecciones recurrentes, endurecimiento y engrosamiento de la piel.

Diagnóstico

Si presentamos riesgo de sufrir linfedema, nuestro médico necesitará examinarnos e interrogarnos para obtener un diagnóstico adecuado. Aun así, puede ser que la presencia de linfedema no resulte clara, y en tales casos tendremos que someternos a algunas pruebas diagnósticas, como:

  • Resonancia magnética. Puede revelar bloqueos en el sistema linfático.

  • Tomografía computarizada. Puede indicar bloqueos en el sistema linfático.

  • Gammagrafía del sistema linfático. Consiste en observar el contraste a través del sistema linfático para evidenciar bloqueos.

Tratamiento

Es importante que sepamos que el linfedema no se cura, y por lo mismo, el tratamiento consiste en disminuir la hinchazón y controlar el dolor.


Entre los posibles tratamientos están los siguientes:

  • Ejercicios que ayuden con el drenaje linfático del miembro afectado.

  • Compresión elástica del brazo o la pierna. Se utilizan vendas alrededor del miembro afectado que pueden ayudar al drenaje de la linfa.

  • Masajes. En algunos casos, una técnica de masaje llamada “drenaje linfático manual” puede ayudar en el drenaje de linfa. Este tipo de tratamiento se utiliza solamente si no hay evidencia de infecciones en la piel.

  • Compresión neumática. Se coloca una manga en el miembro afectado que luego se infla y desinfla de forma intermitente, ejerciendo presión sobre la extremidad afectada y promoviendo el drenaje de la linfa.

  • Cirugía. En casos de linfedema grave, nuestro médico podría considerar alguna intervención quirúrgica.


Ubica aquí al angiólogo más cercano: https://bit.ly/Directorio-Angiologos